Microsoft Windows Vista

La interfaz cristalina
 
La aparición de un nuevo Windows cliente supone una revolución para la propia Microsoft Corporation. Pero está por ver si los usuarios finales tendrán la misma percepción. Y si algo ayudará a conseguirlo será la nueva y vistosa interfaz gráfica, que hoy analizamos en Windows TI Magazine. Para que un sistema operativo de carácter eminentemente gráfico, como lo es Windows, se considere nuevo, hace falta mucho más que lavarle la cara. Es necesario, por un lado, que mantenga algún rasgo común con sus predecesores, pero por otro es preciso que aporte novedades no sólo cosméticas, sino en el nivel de las funcionalidades, de las aplicaciones integradas, de la interfaz gráfica, de la seguridad o de la capa de infraestructura de redes.
 
Si Windows Vista ha conseguido o no dar ese paso es algo que decidirá cada usuario cuando se enfrente a él, cuando lo instale y lo pruebe, y cuando compruebe si ha ganado algo respecto a su inmediato antecedente, Windows XP SP2. Que la parte de interfaz de usuario iba a cambiar era un secreto a voces. Nadie apostaba un euro a que Microsoft se limitaría a obsequiar a sus clientes con un Windows XP SP3 disfrazado, después de lo difícil que resultó hacer ver a los usuarios lo novedoso del Service Pack 2 frente al SP1 o la RTM de Windows XP. Y, efectivamente, como veremos, el entorno de usuario ha cambiado sustancialmente. Pero eso no es todo. En su momento, Microsoft nos proporcionó una serie de herramientas para Windows XP que le conferían al sistema operativo unas funcionalidades bastante avanzadas a nivel de seguridad. El Firewall o el Centro de seguridad representaron un avance importante en la cesión de responsabilidades al usuario, que desde aquel momento podía tomar decisiones que afectaban a la seguridad de sus propios datos, y del mismo sistema.
 
También desde el punto de vista del mantenimiento general del sistema y del equipo, el nuevo Windows ofrece novedades importantes. Ya no se limita a incorporar algunas herramientas dispersas, sino que las organiza de forma que el usuario pueda considerarlas como un todo que le informa y le da poderes sobre su ordenador, que antes no tenía.
 
En el apartado de redes, el cambio ha sido notable. La conectividad es sencillísima, muy configurable y, cómo no, centralizada para que no nos perdamos a la hora de conectarnos a nuestra red doméstica, de ocio o profesional. Todo en el mismo equipo, todo-en-uno.
Finalmente, en lo que respecta a las aplicaciones integradas en el sistema operativo, se puede comprobar cómo se ha potenciado las funciones multimedia, con Media Player 11 y Media Center, y mejorado los programas clave en la experiencia en Internet, con el nuevo Explorer 7 y el novísimo Windows Mail.
 
Autor: JOSEP LLUÍS PANIAGUA 
          www.paniagua.net
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s